No.

No es orgullo lo que me impide pedirte un poco más de consideración y tiempo hacia mí.

No es fuerza lo que me mantiene firme y sin lágrimas.

… la verdad no se definirlo…

Esta bien. Sé que estarás bien. Yo no. Eso es lo que me hace sentir tan angustiada. Me hice adictiva a tus susurros, a los trucos, al leveo conjunto y a la caza de enemigos; si tu estabas cerca, me sentía segura con tus “superpoderes”. Estuviste allí cuando todo me hacía enojar, me hiciste reír cuando mi sangre hervía de furia e indignación… me llamaste amiga, cuando yo solo veía amistades de esas que olvidas en un par de días. Es decir, ¿quién necesita amigos de verdad?

Lograste hacerme llorar. Y de tristeza, no de frustración…

Pero te vas… y es como si me dejaras un poquito atrás… y esta vez no puedo sacar mi montura y alcanzarte. Simplemente estas demasiado lejos, y poco a poco desapareces de mi mapa. ¿Ahora, si las cosas son así, que me mantendra en el vicio? ¡Si me quede por tu necedad! ¡Si abandone una facción entera por extrañarte!

… yo también tengo una teoría: los amigos, quieran o no, de alguna forma… siempre se van. No importa que tan buenas son sus intenciones, ni el aprecio que te tengan, terminan por alejarse. Es una regla natural del mundo, supongo. Inevitable.

Por eso no me encariño demasiado. ¡Pero es que eres tan tonto!…

Gracias por todo, Wil.

Siempre serás mi héroe que stunea mientras corro a salvarme.

… siempre serás el mejor para mí.

P.D.: /superhug!!!!

Be First to Comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *